ISSN: 2542-3134 | Depósito legal: DC2017000086
Descargar PDF

Fotografías: Archivo de la Biblioteca Nacional

Editorial

En esta ocasión, la Revista Musical de Venezuela (RMV), número 53, enero-abril 2017, tributa un homenaje conjunto a dos destacadas figuras de la guitarra en Venezuela: Antonio Lauro (1917-1986) y Alirio Díaz (1923-2016). El reconocimiento al legado musical de ambos se realiza, por un lado, a propósito de celebrar el Siglo Lauro, el centenario del natalicio del maestro, que se inicia a pocos meses del lamentable fallecimiento de quien en vida fuera «el principal vocero internacional» de la obra de Lauro, como lo expresan los investigadores José Peñín y Walter Guido en la Enciclopedia de la música en Venezuela[1]Caracas: Fundación Bigott, 1988.: el maestro Alirio Díaz. La cercanía temporal de ambos acontecimientos es la contingencia que da pie a enlazar sus trayectorias en esta edición.

Oriundo de Ciudad Bolívar, a Antonio Lauro le hacemos un reconocimiento especialmente por ser uno de los principales maestros latinoamericanos de la guitarra, por su interpretación y, también, por su invaluable contribución a la ampliación del repertorio universal de ese instrumento. Director de la Orquesta Sinfónica Venezuela, así como del trío Raúl Borges, compuso numerosas piezas para guitarra, concentrándose especialmente en los valses venezolanos. Además del repertorio para su instrumento principal, Lauro escribió para coro, música de cámara, piano y arpa. Se distinguió como un excelente guitarrista y su popularidad y brillo universal aumentó, sin duda, por la incorporación de obras suyas en los programas de tres grandes maestros: el español Andrés Segovia, el australiano-británico John Williams y el venezolano Alirio Díaz, a quien también honramos en este número.

Al larense de especiales condiciones para la guitarra, investigador y docente, Alirio Díaz, lo homenajeamos por su destacada trayectoria como concertista, que se inicia en los años 50 del siglo XX en varias ciudades del país como Barquisimeto, Trujillo, Valencia y Caracas, tras varios años de formación empírica en el seno familiar y, posteriormente, académica, de la mano del maestro Raúl Borges. La segunda mitad del siglo pasado es el punto de quiebre para la expansión internacional de su trayectoria que, a la postre, favorecerá su consagración como legendario guitarrista venezolano y del mundo. Como investigador, se esmeró por difundir la música venezolana escrita o adaptada para guitarra, especialmente, por dar a conocer el legado de Antonio Lauro y Rodrigo Riera. De su labor docente destaca la década que se inicia en 1954 durante la cual fungió de asistente del maestro Andrés Segovia, en Siena, Italia, y ejerció la titularidad de la Cátedra de Guitarra Clásica en la Academia Musical Chigiana en los momentos en los que su maestro no pudo asistir, hasta 1964, año en el que Segovia se retira y Díaz se radica en Roma.

El Dosier, espacio textual del homenaje conjunto a ambos maestros, es una entrevista realizada por Oscar Battaglini al investigador venezolano Alejandro Bruzual, autor del libro La guitarra en Venezuela. Desde sus orígenes hasta nuestros días[2]Caracas: Banco Central de Venezuela, 2012., quien aporta sus apreciaciones, conocimientos y reflexiones en torno al impacto de estos dos músicos en el panorama guitarrístico venezolano y del mundo. En el caso de Lauro, nos acerca a las diversas facetas del maestro: guitarrista, compositor, docente, pianista, director coral y cantante lírico. Del maestro Alirio Díaz destaca su trayectoria guitarrística, docente e investigativa.

En lo relativo al contenido científico de la RMV número 53 se incluyen tres artículos de autores venezolanos que actualmente desarrollan su trayectoria académica e investigativa en diversos  ámbitos de la geografía internacional. De Ángel Chirinos publicamos: «Una aproximación analítica a la polifonía del Ars Antiqua: el Ave maris stella (Hu) como caso de estudio», trabajo que, desde tierras españolas, nos traslada a la Edad Media para ofrecernos herramientas de comprensión del repertorio de la época, vinculadas con el análisis de la estructura del discurso y el sentido del texto, con las maneras de organizar el material sonoro, el uso de la consonancia/disonancia, los motivos, el sentido vertical de la construcción polifónica y su interacción entre sí y con el texto, atendiendo a las características propias del pensamiento medieval. El autor analiza los elementos que pueden contribuir con la preparación, adaptación y comprensión que, a su vez, favorezcan la interpretación de la música medieval.

Desde los Andes venezolanos, José Manuel López analiza un ámbito del acontecer musical caraqueño de finales del siglo XX, con su texto: «Sentimiento Muerto y Paul Gillman: Dos arquetipos culturales en la Caracas de los años 80». Se acerca al imaginario musical contracultural de la Caracas de la década de 1980, momento en el que, a decir del autor, emergen en estas latitudes dos tendencias musicales heredadas del rock de los años 50: el heavy metal y el pospunk. Paul Gillman y Sentimiento Muerto constituyen arquetipos culturales que, a través de su música, su estética corporal y su discurso, devienen en  referentes de la cultura rock en Venezuela, a partir de sus caracterizaciones como héroe libertino, Paul Gillman, y héroes épicos, Sentimiento Muerto.

«Silbido en vez de palabras» es el artículo de la investigadora Arianna Ruiz, quien analiza una práctica cultural marabina: el silbido como sistema de comunicación no verbal en los llamados microbuses, una modalidad de transporte público. Estudia el silbido como código cultural, sus características y su diferencia con la práctica de chiflar. Se trata de una investigación fenomenológica, hermenéutica y semiótica que toma como datos centrales formas no verbales de producción de sonido que dan cuenta de una práctica comunicativa común en su contexto de presentación.

En la sección Reseñas se incluye una reflexión del profesor de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), Freddy Sánchez, quien con su texto «Una mirada de educador al Panorama de tradiciones musicales venezolanas. Manifestaciones religiosas» nos ofrece su perspectiva docente para referirse a esta publicación conjunta del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos y la Unearte, de la autoría de Katrin Lengwinat y Ruth Suniaga, con la colaboración de María Teresa Hernández, en 2015. El autor nos refiere los elementos teóricos que fundamentan el uso de este libro en la escuela. De acuerdo con lo que plantea, en manos de educadores musicales comprometidos con las transformaciones actuales de la educación venezolana, esta obra puede apoyar la comprensión de la relevancia pedagógica de las culturas, las tradiciones, las historias, los conocimientos ancestrales.

Las Misceláneas de este número incluyen noticias del mundo musical venezolano entre los meses de enero y abril de 2017. Nos conecta con las celebraciones, conciertos, intercambios de saberes, cátedras y otros eventos que promueven el acervo sonoro venezolano. Es un espacio de vinculación con el discurrir musical del país, en ese sentido, dejamos la puerta abierta para que nuestros lectores nos envíen a rmveditorial@gmail.com las síntesis informativas de los eventos de interés musicológico que puedan referirse en los números subsiguientes de la RMV, como valiosos insumos para el Comité Editorial. Estamos seguros de que este espacio puede configurarse como una nueva oportunidad de interconexión de la RMV tanto con los dialogantes de los saberes musicales como con su público.

 

Comité Editorial

Revista Musical de Venezuela

Notas al pie   [ + ]

1. Caracas: Fundación Bigott, 1988.
2. Caracas: Banco Central de Venezuela, 2012.

Comité Editorial RMV


Descargar PDF