ISSN: 2542-3134 | Depósito legal: DC2017000086
Descargar PDF

El bien que quiero ver. Homenaje a Rosa Briceño Ortíz

Miguel Astor
Freddy Flores
Rosalbert Bustos
Ligia Briceño de Mayz
Oscar Mayz
Adriana Quiaro

Reconocida y respetada músico venezolana. Dedicada a la docencia y dirección, sinónimo de exigencia y excelencia. Su labor como directora de agrupaciones corales, orquestales y bandas de concierto fue altamente reconocida tanto a nivel nacional como internacional.

Su experiencia la posicionó en un sitial de honor en festivales, seminarios y talleres a los cuales era invitada con regularidad. Una venezolana llevando el conocimiento musical por el mundo.

Rosa Marisela Briceño Ortíz (Caracas, 26 de abril de 1957 – 29 de mayo de 2018), fue una mujer sobresaliente, que justamente por su género encontró muchos escollos en el camino, los cuales supo sortear y vencer. Sus amplios conocimientos musicales, su impecable técnica, la claridad de su gestualidad como directora y su gran dominio de la palabra, le permitieron llegar a cada uno de sus estudiantes y colegas músicos.

En este número de la Revista Musical de Venezuela se le rinde homenaje a esta gran mujer y músico, con entrevistas a colegas, alumnos, familiares y amigos quienes nos brindan la posibilidad de conocerle un poco más de cerca. En primer término, presentamos la entrevista al maestro Miguel Astor, quien nos ofrece algunos rasgos biográficos de la maestra, a partir de la experiencia compartida como amigos y colegas. Seguidamente presentamos los aportes de Freddy Flores, uno de los directores de banda formados y graduados por la maestra, quien comparte sus impresiones sobre la Cátedra de Dirección de Bandas Rosa Briceño. Posteriormente la entrevista a Rosalbert Bustos, que desde sus vivencias como alumna y posteriormente como colega nos comenta el legado de la maestra Briceño desde la perspectiva pedagógica y su labor docente. Y finalmente, la entrevista realizada a su hermana Ligia Briceño de Mayz y a su cuñado Oscar Mayz, quienes comparten algunas anécdotas y experiencias de la vida familiar, acércandonos aún más a la parte humana y sensible que caracterizaba a la Maestra.

Entrevista
a Miguel Astor, docente, compositor y director.[1]Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 16 de septiembre de 2019.
Rasgos biográficos de Rosa Briceño

miguelastor@gmail.com

Premio Internacional Amadeus de Composición Coral en “Voces Mixtas”. VI Edición. Obra: “O sacrum convivium” Doctor en Historia, Magister en Musicología y Licenciado en Artes por la Universidad Central de Venezuela. Egresó como Maestro Compositor y Profesor Ejecutante de piano en el Conservatorio Nacional de Música “Juan José Landaeta” y obtuvo diploma en Dirección Coral en la Escuela de Canto Coral de la Orquesta Nacional Juvenil. Fueron sus maestros Antonio Mastrogiovanni y Modesta Bor (Composición) Alberto Grau (Dirección Coral) Teresa Cos (Piano). Es Profesor Asociado adscrito al Departamento de Música de la Escuela de Artes – UCV y UNEARTE. Se ha desempeñado como Profesor de Composición en el Conservatorio Nacional de Música “Juan José Landaeta”, la Escuela de Música “Pedro Nolasco Colón” y la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”. Su obra como compositor ha obtenido importantes reconocimientos nacionales. Es autor de “Aproximación Fenomenológica a la obra musical de Gonzalo Castellanos Yumar”, “Simiente sonora (50 años de la Coral Venezuela), “Contrapunto para hoy” “Armonía para hoy” y es editor de los arreglos corales del maestro Rafael Suárez publicados por la Fundación Vicente Emilio Sojo. Director fundador de la Cantoría de Caracas.

En relación con la formación musical de la maestra ¿Cuáles fueron las particularidades de dicha formación?

Rosa Briceño se destacó por haber obtenido una altísima formación musical totalmente en Venezuela. Estudió prácticamente completa la especialidad de piano en la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”[2]Fundada en 1849 como Academia Nacional de Bellas Artes, y tras varias transformaciones, finalmente en 1945 se instauró el nombre Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, en homenaje al compositor venezolano. Es la institución de formación musical más antigua del país. En octubre de 2019 arriba a sus 150 años., obtuvo su diploma en Dirección Coral en la Escuela de Canto Coral de la Orquesta Nacional Juvenil, bajo la tutela del maestro Alberto Grau[3]Alberto Grau (Vich, Cataluña, España, 7 de noviembre de 1937) Compositor, pedagogo y director coral. (cf. Guido y Peñín 1998: 683).. Pero, inquieta como siempre fue, formó posteriormente parte de un reducido y privilegiado grupo de alumnos del maestro Gonzalo Castellanos Yumar[4]Gonzalo Castellanos Yumar (Canoabo, Carabobo, 3 de junio de 1926) Compositor, director de orquesta, docente. (cf. Guido y Peñín 1998: 342). en una cátedra de Dirección de Orquesta que fortuitamente se reunió dentro del Sistema de Orquestas. Paralelamente realizó estudios de composición con la maestra Modesta Bor[5]Modesta Bor (Juan Griego, Isla de Margarita, 15 de junio de 1926 – Mérida, 1998) Compositora, arreglista, directora de coros, pianista. (cf. Guido y Peñín 1998: 210)., dejando algunos trabajos muy originales y excelentes arreglos corales. Pero, aunque no fue estrictamente parte de su formación musical, Rosa Briceño realizó estudios de licenciatura y maestría en Educación, (con mención en Políticas Públicas) en la Universidad Central de Venezuela lo que le confirió una visión más amplia del hecho musical y del fenómeno educativo.

¿Qué influencias tuvo Rosa Briceño en su carrera musical?

Creo que la influencia más importante fue la del maestro Gonzalo Castellanos Yumar, y a través de este, de todo el pensamiento fenomenológico de Sergiu Celibidache[6]Sergiu Celibidache (Roman, Rumanía, 28 de junio de 1912 – París, Francia, 1996) Director de orquesta, docente. (cf. Biografías y vidas, la enciclopedia biográfica en línea, 2017). y de toda la tradición musical de la Escuela de Santa Capilla, liderada por el maestro Vicente Emilio Sojo[7]Vicente Emilio Sojo (Guatire, Miranda, 8 de diciembre de 1887 – Caracas, 1974) Compositor, docente y director. (cf. Guido y Peñín 1998: 628).. Podría decir, que su intensa actividad en el mundo coral también representó una influencia muy importante en su carrera.

¿Cómo podría describir la carrera artística de Rosa Briceño como directora?

Rosa Briceño por incomprensión del medio musical de entonces no pudo incursionar como era su deseo en la carrera de Directora de Orquesta. Llegó a ganar de hecho un concurso para optar al cargo de directora titular de una importante agrupación orquestal de la época, pero ella contaba que no le acreditaron el triunfo porque directamente le dijeron que la desfavorecía su condición de mujer[8]Este fue un relato que en múltiples ocasiones la maestra Briceño comentó a sus estudiantes, colegas y amigos. Se puede consultar en la entrevista realizada a la Maestra en 2017 realizada por Carmen Victoria Inojosa. Para más detalles, véase en la web Venezuela Sinfónica, disponible en https://bit.ly/2SyzosN [consultado el 20 de septiembre de 2019].. Esto que fue un golpe significativo para ella, tuvo sin embargo la consecuencia de que se especializara en la dirección de bandas sinfónicas, y se convirtiera en una referencia a nivel internacional dentro de ese universos, mucho más flexible y menos prejuicioso que el de las orquestas sinfónicas. Fue la primera mujer directora titular de la Banda Marcial Caracas[9]La Banda Marcial Caracas es una de las más antiguas agrupaciones musicales de ese estilo en Venezuela. Hasta la actualidad la maestra Briceño ha sido la única mujer en ser la directora titular de la Banda Marcial Caracas. y realizó una amplia e importante labor pedagógica internacionalmente en ese campo donde se le tenía gran respeto y estima[10]La maestra Rosa Briceño, trabajó arduamente por la profesionalización de directores de banda en Latinoamérica principalmente en Colombia, Panamá, Brasil, Argentina, Costa Rica y República Dominicana. Fue la representante de Latinoamérica en la Organización Mundial de Bandas y Ensambles de Viento (WASBE). Tuvo la oportunidad de impartir clases magistrales en diversos países de América y Asia..

¿Cuáles fueron sus aportes en el campo de la docencia musical en Venezuela y Latinoamérica?

Se conoce su gran labor pedagógica en el campo de la dirección de Banda Sinfónica, llegando a crear una cátedra en la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas” donde tuvo numerosos alumnos y dos egresados como fueron los profesores Freddy Flores y Samuel Navarro[11]En el año 2012 se realizaron los conciertos de graduación como Directores de Banda de Freddy Flores y Samuel Navarro, quienes estuvieron al frente de la Banda Marcial Caracas.. Esta labor también la realizó en otros países de América Latina. Tengo noticias de que al menos en Brasil, en la República Dominicana y en Colombia se beneficiaron de sus enseñanzas. Fue además directora de la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”. Sin embargo, creo que uno de sus mayores aportes al campo de la docencia musical lo efectuó con sus estudios de Maestría en Educación, mención Políticas Públicas. Su tesis de grado, de la cual fui tutor, constituye un importante documento acerca del empleo de la Banda Sinfónica como motor de descentralización y de desarrollo de la educación musical en el país. Esperemos que algún día se le de la difusión y la atención que merece.

¿Cuáles fueron los aportes de la maestra Briceño a la gestión musical del país?

La maestra Rosa Briceño fue directora de la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas” en momentos muy difíciles para la institución. Sin embargo, a pesar de las limitaciones en cuanto a recursos e infraestructura, llegó a conformar una institución de alto nivel profesional, promoviendo no solo, la creación de la cátedra de dirección sinfónica, sino también trabajando por el rescate del patrimonio documental de la Escuela, así como promoviendo la realización de Encuentros de Investigación Musical donde se abordaron temas importantes en el campo de la musicología y contó con la participación de especialistas de la Universidad Central de Venezuela y de otras instituciones educativas del país.

Desde su perspectiva, ¿cuál es el legado de Rosa Briceño?

Creo que Rosa fue no solo una música excepcional, una directora de depurada técnica y excelente formación. Su generosidad la llevó a dejar todos esos conocimientos y experiencias en numerosos alumnos no solo en Venezuela, sino en todo el continente. Su fallecimiento excesivamente prematuro nos privó de grandes realizaciones y planes que bullían en su cabeza y que a pesar de los terribles problemas de salud que le tocó vivir en sus últimos años, no cesaron de crecer hasta el último día de su vida. Tengo de ella además un legado personal invalorable. En circunstancias de salud verdaderamente terribles nunca perdió la fe, nunca perdió aquella sonrisa tan cálida que la caracterizaba. Una fe, sincera, honesta y sencilla. Fue un ejemplo y una luz en la vida de mucha gente. Me siento feliz de haberla conocido.

Entrevista
a Freddy Flores docente y director.[12]Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 23 de septiembre de 2019.
La formación de nuevos directores

frflores@uniguajira.edu.co

Director venezolano egresado de la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas con la maestra Rosa Briceño. Ha dirigido la Banda Marcial Caracas, Banda Experimental Pueblos de Barlovento, Coro de la E.S.M. José Ángel Lamas, Coro de la Universidad Nacional Experimental de las Artes, Ensamble Contemporáneo Kayros, etc. Ha dictado clases en la E.S.M. José Ángel Lamas, Escuela de Música José Reyna, Escuela Experimental de Música Manuel Alberto López, Conservatorio Nacional de Música Juan José Landaeta, entre otros. Actualmente dicta la cátedra de Formación Auditiva de la Licenciatura en Música de la Universidad de la Guajira en la ciudad de Riohacha, Colombia.

¿De dónde viene la escuela de dirección de la maestra Briceño?

La maestra Rosa se formó principalmente con los maestros Gonzalo Castellanos Yumar y Franco Ferrara[13]Franco Ferrara (Palermo, Italia, 4 de julio de 1911 – Florencia, 1985) Director, compositor y docente italiano. en dirección de orquesta, y con Alberto Grau en dirección de coro. A pesar de haber tomado todas estas experiencias para su labor (y así lo demostraba haciendo las referencias respectivas durante las clases a las que asistimos quienes tuvimos el privilegio de ser sus discípulos), fue del maestro Castellanos de quien heredó la escuela que marcó su carrera como directora. Gonzalo Castellanos realizó sus estudios bajo la tutela de Sergiu Celibidache, director rumano, quien fue director de la Orquesta Filarmónica de Berlín y la Orquesta Filarmónica de Múnich, entre otras. Celibidache empleó una aproximación particular para analizar las obras y desarrolló una técnica gestual para comunicar a la orquesta el producto de ese análisis, el cual está basado en la fenomenología[14]La fenomenología trascendental es una corriente filosófica fundada por Edmund Husserl en un intento de renovar la filosofía como una ciencia estricta de un conocimiento progresivo y con un método propio que permita el trabajo colectivo. La fenomenología asume la tarea de describir el modo en el cual el mundo se hace presente en la subjetividad, determinando sus diferentes estructuras esenciales. Para más detalles, véase en la web Wikipedia, disponible en https://bit.ly/2MDeAMZ [consultado el 25 de septiembre de 2019]. de Husserl[15]Edmund Husserl (Prossnitz, 8 de abril de 1859 – Friburgo, 1938) fue un filósofo y matemático alemán, discípulo de Franz Brentano y Carl Stumpf, fundador de la fenomenología trascendental y, a través de ella, del movimiento fenomenológico, uno de los movimientos filosóficos más influyentes del siglo XX. Disponible en https://bit.ly/2Q2vOpg [consultado el 25 de septiembre de 2019].. El maestro Celibidache lamentablemente no dejó textos acerca de su trabajo de dirección, pero dedicó gran parte de su vida a la educación y su metodología fue difundida por sus estudiantes.

¿Cómo describiría y caracterizaría su técnica gestual?

Considero que la gestualidad empleada por quienes venimos de la línea de los estudiantes de Celibidache es muy clara, muy acorde con cada elemento al que nos llevó el análisis y con cada decisión musical que tomamos previamente, tanto es así, que incluso un pequeño error puede costar muy caro. Por eso la maestra siempre nos exigía las obras y ejercicios de memoria, así como ella acostumbraba a hacer, siguiendo el buen ejemplo de Celibidache. Al interpretar de memoria es cuando realmente podemos dedicar nuestra mayor atención al momento de dirigir y así poder “vaciarnos de conocimiento”, que era una búsqueda que siempre tuvimos como tarea en la cátedra. Hay algunas características desde el punto de vista del gesto que hacen relativamente sencillo reconocer la técnica de Celibidache, entre ellas están: movimiento del brazo como una sola pieza (es decir, sin realizar movimientos diferentes por cada articulación); el codo como origen del movimiento para garantizar uniformidad en todo el brazo y con ello lograr que el músico que observa al director tenga una representación similar tanto si se encuentra al frente, en diagonal o al lado; asir ladeado de la batuta para darle una mejor visibilidad del movimiento a los músicos que se encuentran al frente; economía del movimiento, para que su exceso no entorpezca el fenómeno que se está llevando a cabo ni se convierta en el acto innecesario de medir por medir; tendencia al rechazo de otros movimientos o elementos que puedan causar distracción de lo que los brazos comunican; manejo de tensiones y relajaciones del cuerpo para mostrar puntos profundos y culminantes; el levare como concepto que encierra toda la información de cambio en la música y no simples entradas de instrumentos…

Sobre la cátedra de dirección de la maestra, ¿qué experiencias de aprendizaje nos puede compartir?

La maestra además de ser tan brillante músico y directora, fue una docente ejemplar. Ella nos mostraba con sus acciones, sus clases, su trabajo de dirección y hasta en su convivir con su comunidad, lo íntegros que debemos ser en los diferentes aspectos de nuestras vidas, y que como ella siempre decía, debemos “ser el bien que queremos ver”. Gracias a ella creo que la propia vida que llevamos es nuestro mayor acto pedagógico, y que cuando enseñamos, no sólo enseñamos música o arte, sino ciudadanía y valores. En ocasiones no eran cortas las charlas sobre diversos temas de la sociedad, la política, la educación, las diferentes cosmovisiones y el quehacer musical nacional y mundial, como abrebocas a las clases. Ella consideraba estos asuntos parte de la formación, tanto así que parte de la literatura empleada para las clases no estaba relacionada directamente con la dirección o la música, sin dejar de aplicar en algún momento estos conocimientos en el campo que nos encontrábamos estudiando.

¿Cómo fue la relación de la maestra Briceño con sus estudiantes?

La sensei (como algunos la llamábamos) fue apasionada por lo que enseñaba y nos lo demostraba con el amor y la entrega que da un maestro a un discípulo, o como una madre a los hijos que no tuvo, pero también nos enseñaba con el costo que acarreaban nuestras malas decisiones o nuestra poca persistencia cuando veía que no estábamos dando lo mejor de cada uno. Por ello no dejaba de ser dura cuando tenía que serlo, pero también flexible cuando alguien lo merecía. Era maestra y amiga, muchas veces salimos de clases a tomarnos un café y conversar sobre cualquier cosa. También nos recibió en su casa con algún tentempié para darnos clases, cuando la situación de tensión política imposibilitaba transitar el centro de Caracas, donde se encuentra la escuela de música.

¿Cuáles fueron sus aportes en el campo de la dirección en Venezuela y Latinoamérica?

Ser de las primeras directoras del país; haber dirigido bandas y orquestas tan importantes y de tan alto nivel en Brasil, Colombia, Argentina, Estados Unidos, Singapur, etc.; haber formado parte del directorio de la Asociación Mundial de Bandas Sinfónicas y Ensambles (WASBE); darle a las bandas y a los procesos bandísticos un matiz del que en muchas ocasiones carecía, son sin duda evidencia de la carrera impecable que desarrolló. Cuando muchos se dedicaron casi exclusivamente a tocar transcripciones de música para orquesta sinfónica y arreglos, ella vio la oportunidad de mostrar la gran cantidad de música original de calidad y de todos los niveles que se ha escrito para banda de concierto, además de exportar hacia el mundo el repertorio venezolano y latinoamericano para dichas orquestas de vientos.

Desde su perspectiva, ¿cuál es el legado de Rosa Briceño?

El haberle dado continuidad a la escuela de Celibidache en Venezuela y los tantos seminarios y talleres que dictó alrededor del mundo es probablemente el legado que la inmortaliza. Nuestra tarea es no dejar perder tan invaluable tesoro que nos dejó y seguir formando a las nuevas generaciones. No en vano es tan recordada y extrañada, que en cualquier lugar al que uno va ella es mencionada por su buen trabajo y calidad humana.

Entrevista
a Rosalbert Bustos cantante, musicólogo y docente.[16]Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 10 de octubre de 2019.
Labor docente de Rosa Briceño

mimi440@gmail.com

Soprano egresada de la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”, bajo la tutela de la maestra Sara Catarine. Inició sus estudios de canto lírico con la maestra Maria Elena Vargas. Su formación musical se complementó con estudios de Guitarra Clásica y mandolina. Es Licenciada en Artes mención Música, UCV. En 2016 obtuvo el título de TSU en Música, mención Canto Solista Sinfónico, UNEARTE. Posee una amplia experiencia coral y como solista ha participado en diversos montajes sinfónico-corales. Dictó por más de 10 años clases de Teoría y Solfeo en la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”, y estuvo al frente del Coro de adultos y la Cátedra de Música Tradicional Venezolana. Desde el año 2018 es profesora de Teoría y Solfeo y de la Práctica Coral de Adultos en la Escuela Nacional de Música “Juan Manuel Olivares”. Actualmente se encuentra elaborando el trabajo especial de grado para obtener el titulo de Lic. en Educación para las Artes, mención música en UNEARTE.

¿Cómo fue la labor docente de la maestra Rosa?

Su labor fue muy prolífera, son innumerables los estudiantes que fueron formados por rosa. Durante muchos años se dedicó a impartir clases de Teoría y Solfeo, especializándose en el año considerado como un filtro dentro de las materias teóricas, el dictado musical o cuarto año de Solfeo.[17]La maestra Briceño impartió clases de Teoría y Solfeo por más de 20 años en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas. Los últimos años de docencia estuvo dedicada a la formación de directores de banda y con la cátedra de música de cámara en la misma institución. Esto hasta el momento de su jubilación. Posteriormente continuó con la cátedra de dirección de bandas incorporada ahora al CELAM hasta cuando por razones de salud no pudo continuar con las clases. La maestra había estado trabajando en la creación de un Diplomado en Dirección de Bandas que estaría avalado por el CELAM y la Universidad Central de Venezuela.
Igualmente tuvo a su cargo la cátedra de Práctica Coral de adultos y en sus últimos años en la docencia se dedicó a formar estudiantes en dirección de bandas, de cuya labor deja a dos estudiantes graduados.

Desde el punto de vista de la enseñanza musical, ¿cuáles fueron las herramientas pedagógicas que caracterizaron a la maestra Briceño?

Considero que lo más sobresaliente desde el punto de vista pedagógico en el área de solfeo era su capacidad de escribir lecciones con las características necesarias para el aprendizaje, con niveles de dificultad adecuados para cada año de solfeo.[18]La Maestra no utilizaba métodos de teoría y solfeo; las lecciones y dictados eran escritos por ella.
En estudios musicales más profundos como la dirección, era notoria su cultura general, el pensamiento profundo al que invitaba a sus estudiantes.

¿Cómo fue la relación de la maestra Rosa con sus estudiantes?

La relación de Rosa con sus estudiantes siempre se caracterizó por el respeto y afecto mutuos. Rosa veía a sus estudiantes como hijos, como amigos, se preocupaba por ellos no sólo en el ámbito docente, sino en el personal. Rosa era respetada e incluso temida pero en esa misma proporción era querida por sus estudiantes.
No había sitio público en el que Rosa estuviera, en el que no se encontrara a un antiguo exalumno. Siempre era saludada de manera muy afectuosa, y sus estudiantes siempre tenían una anécdota que contar. Rosa tocaba el corazón de sus estudiantes.

De lo aprendido con la maestra Rosa, ¿qué le enseña a sus estudiantes?

Ser docente, tener frente a mí a un grupo qué formar, es una responsabilidad, un honor. Siento que le debo respeto a Rosa en tal sentido, puesto que fue ella quien me brindó la oportunidad de enseñar.
Mientras imparto mis clases pienso mucho en ella, en lo que ella me enseñó y en cómo lo hizo, trato de transmitir todo cuanto aprendí de ella, como músico y como ser humano.

Siendo mujer, ¿a qué desafíos se enfrentó para sobresalir en la música la maestra Briceño?

A Rosa se le hizo todo muy cuesta arriba, siempre tuvo que probar a otros sus capacidades, y ser mujer fue una desventaja en su carrera. En ocasiones fue la mejor entre los candidatos a ocupar un cargo y sólo por ser mujer la rechazaban.

Las mentes cerradas y una sociedad patriarcal que se sentía amenazada lejos de detenerla, la hicieron más fuerte. Nunca se detuvo ante la adversidad.

¿Cuál podría decir usted es el legado de Rosa Briceño?

Su mayor legado es la semilla sembrada en cada uno de quienes tuvimos la fortuna de ser formados por ella, y cuyos frutos se hacen visibles en quienes somos hoy día, y en las generaciones que estamos formando. Rosa sigue viviendo, sigue floreciendo día a día.

Entrevista
a Ligia Briceño de Mayz y Oscar Mayz.[19]Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 2 de diciembre de 2019.
La vida familiar de Rosa Briceño

ligiaestella@gmail.com
Ligia Briceño de Mayz, biológo, docente, coach ontológico.

oscar.mayz@gmail.com
Oscar Mayz, ingeniero eléctrico, coach senior ontológico, facilitador de adiestramiento y docente.

¿Qué recuerda de su infancia en compañía de su hermana?

L: -Nuestra infancia estuvo rodeada siempre de música. Mi hermana a los ocho años entra en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas luego de aprobar el examen de admisión que le hizo el mismo Maestro Sojo[20]En anécdota contada por la Maestra hace algún tiempo, explicó cómo fue la experiencia. El maestro Sojo con su bigote característico y sentado en su escritorio colocado en el centro del escenario del auditorio de la Escuela, escuchaba a cada niño y la audición consistía en repetir los sonidos emitidos por el maestro en Bocca Chiusa.. Yo entre dos años después. Esta nueva realidad cambió la rutina en casa, todo era música, el traslado a la Escuela con mi mama, escuchar música clásica todo los días en casa. Estábamos muy ocupadas con el colegio, la natación en la Universidad Central de Venezuela y la Escuela de Música. Mis hermanos menores no estudiaron música desde los ocho años, se relacionaron después con ella. Rosa fue líder desde pequeña: organizaba el juego de béisbol con los vecinos en un terreno al lado de la casa, organizaba los juegos con mis hermanos en casa, nos cuidaba cuando mis padres salían de viaje…

¿Qué anécdota divertida recuerda con ella?

L: -Rosa se levantaba tarde y mi mama, para presionarla un poco, repartió las tareas de la casa entre las dos. Por supuesto que Ro, Rocambo (algunos de sus sobrenombres) no estaba interesada en ninguna labor de casa, se levantaba directo al piano. Siempre la consentí, no me gustaba que discutiera con mi mama, por lo que le dije: yo hago tus tareas, no te preocupes. Cuando comenzó un régimen alimenticio para adelgazar, yo le hacía todas las comidas y se las llevaba directo al piano. Creo que cuando se mudó sola aprendió finalmente la importancia del orden y la limpieza en casa.

O: -Recuerdo con mucho cariño que con ocasión a uno de mis cumpleaños ella se apareció en mi casa con una pequeña partitura que ella había escrito para la música de la obra de teatro liceísta que montamos bajo la dirección del querido Kiko Olivieri y aunque yo no formaba parte del grupo de teatro como tal, estaba muy cercano a ellos, inclusive transportándolos a ensayos y todo tipo de logística de un lado a otro pues ya tenía un carrito que me había regalado mi papá. Aquella pequeña partitura era todo un tesoro para mí pues aún con mis escasos conocimientos musicales era capaz de entender las notas que contenía y que ella tocaba al piano en la obra. Ella pensaba que quizás yo no iba ser capaz de entender aquella travesura y que no le daría tanta importancia pero para mí fue todo un tesoro que aún conservo. Recuerdo que nos reinos mucho ante la situación tan particular.

¿Cómo describe a la maestra Rosa a nivel afectivo en relación con a su familia?

O: -Rosa siempre fue una persona muy familiar pendiente de cada miembro de la familia, incluyendo familia más lejana residente en el Estado Táchira. En particular conmigo como su cuñado, desde hace mucho tiempo nos tratábamos de hermanos y teníamos un grado de intimidad elevado. Muchas veces me compartió sus inquietudes personales y sobre el futuro del país. Rosa tenía un concepto muy relevante sobre el rol de la familia en el desarrollo de las personas. Conocí a Rosa desde que estábamos en el liceo y siempre fue una persona muy activa en la defensa de sus convicciones. Muy amorosa con su familia y con sus amigos que llegaba a adoptar como verdaderos miembros de la familia.

¿Cuál considera usted fue la mayor enseñanza que recibió de su hermana?

L: -De Rosa aprendí muchas cosas: su constancia en la búsqueda de sus objetivos, su rectitud con sus convicciones las cuales defendía con mucha valentía pero sin causar daño a las personas, en particular a su familia a la que tanto cuidaba. Su profesionalismo en todo lo que emprendía y en eso sí era implacable. No transigía con la mediocridad ni la complacencia y era incapaz de negociar en relación a la calidad ni de fondo ni de forma. Otro aspecto importante en ella era su humanidad ante quienes eran víctimas de injusticias, ante lo cual era implacable. Rosa era una mujer de profundas convicciones políticas y religiosas y a la vez respetuosas de cualquier posición diferente a la suya.

¿Cuál podría decir usted es el legado de Rosa Briceño?

O: -El legado que deja Rosa es muy amplio. En primer lugar fue una excelsa directora de agrupaciones corales de todo tipo. Cuando una escuchaba una agrupación dirigida por Rosa era muy fácil reconocer la calidad presente en cada detalle de su trabajo. Adicionalmente tuvo un desempeño excelente como directora de orquesta aun cuando no recibió las oportunidades que merecía por su formación y calidad profesional. En su rol de profesora en la Escuela de música José Ángel Lamas sus alumnos han expresado reiteradamente su capacidad pedagógica. Pienso que en el ámbito de la dirección de bandas el legado de Rosa es innegable y estelar. Como directora titular de la Banda Marcial de Caracas y de las muchas bandas dentro y fuera del país Rosa desplegó todo su talento recibiendo la crítica aprobatoria de público y colegas músicos.

Notas al pie   [ + ]

1. Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 16 de septiembre de 2019.
2. Fundada en 1849 como Academia Nacional de Bellas Artes, y tras varias transformaciones, finalmente en 1945 se instauró el nombre Escuela Superior de Música José Ángel Lamas, en homenaje al compositor venezolano. Es la institución de formación musical más antigua del país. En octubre de 2019 arriba a sus 150 años.
3. Alberto Grau (Vich, Cataluña, España, 7 de noviembre de 1937) Compositor, pedagogo y director coral. (cf. Guido y Peñín 1998: 683).
4. Gonzalo Castellanos Yumar (Canoabo, Carabobo, 3 de junio de 1926) Compositor, director de orquesta, docente. (cf. Guido y Peñín 1998: 342).
5. Modesta Bor (Juan Griego, Isla de Margarita, 15 de junio de 1926 – Mérida, 1998) Compositora, arreglista, directora de coros, pianista. (cf. Guido y Peñín 1998: 210).
6. Sergiu Celibidache (Roman, Rumanía, 28 de junio de 1912 – París, Francia, 1996) Director de orquesta, docente. (cf. Biografías y vidas, la enciclopedia biográfica en línea, 2017).
7. Vicente Emilio Sojo (Guatire, Miranda, 8 de diciembre de 1887 – Caracas, 1974) Compositor, docente y director. (cf. Guido y Peñín 1998: 628).
8. Este fue un relato que en múltiples ocasiones la maestra Briceño comentó a sus estudiantes, colegas y amigos. Se puede consultar en la entrevista realizada a la Maestra en 2017 realizada por Carmen Victoria Inojosa. Para más detalles, véase en la web Venezuela Sinfónica, disponible en https://bit.ly/2SyzosN [consultado el 20 de septiembre de 2019].
9. La Banda Marcial Caracas es una de las más antiguas agrupaciones musicales de ese estilo en Venezuela. Hasta la actualidad la maestra Briceño ha sido la única mujer en ser la directora titular de la Banda Marcial Caracas.
10. La maestra Rosa Briceño, trabajó arduamente por la profesionalización de directores de banda en Latinoamérica principalmente en Colombia, Panamá, Brasil, Argentina, Costa Rica y República Dominicana. Fue la representante de Latinoamérica en la Organización Mundial de Bandas y Ensambles de Viento (WASBE). Tuvo la oportunidad de impartir clases magistrales en diversos países de América y Asia.
11. En el año 2012 se realizaron los conciertos de graduación como Directores de Banda de Freddy Flores y Samuel Navarro, quienes estuvieron al frente de la Banda Marcial Caracas.
12. Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 23 de septiembre de 2019.
13. Franco Ferrara (Palermo, Italia, 4 de julio de 1911 – Florencia, 1985) Director, compositor y docente italiano.
14. La fenomenología trascendental es una corriente filosófica fundada por Edmund Husserl en un intento de renovar la filosofía como una ciencia estricta de un conocimiento progresivo y con un método propio que permita el trabajo colectivo. La fenomenología asume la tarea de describir el modo en el cual el mundo se hace presente en la subjetividad, determinando sus diferentes estructuras esenciales. Para más detalles, véase en la web Wikipedia, disponible en https://bit.ly/2MDeAMZ [consultado el 25 de septiembre de 2019].
15. Edmund Husserl (Prossnitz, 8 de abril de 1859 – Friburgo, 1938) fue un filósofo y matemático alemán, discípulo de Franz Brentano y Carl Stumpf, fundador de la fenomenología trascendental y, a través de ella, del movimiento fenomenológico, uno de los movimientos filosóficos más influyentes del siglo XX. Disponible en https://bit.ly/2Q2vOpg [consultado el 25 de septiembre de 2019].
16. Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 10 de octubre de 2019.
17. La maestra Briceño impartió clases de Teoría y Solfeo por más de 20 años en la Escuela Superior de Música José Ángel Lamas. Los últimos años de docencia estuvo dedicada a la formación de directores de banda y con la cátedra de música de cámara en la misma institución. Esto hasta el momento de su jubilación. Posteriormente continuó con la cátedra de dirección de bandas incorporada ahora al CELAM hasta cuando por razones de salud no pudo continuar con las clases. La maestra había estado trabajando en la creación de un Diplomado en Dirección de Bandas que estaría avalado por el CELAM y la Universidad Central de Venezuela.
18. La Maestra no utilizaba métodos de teoría y solfeo; las lecciones y dictados eran escritos por ella.
19. Entrevista realizada por Adriana Quiaro, mediante correo electrónico el 2 de diciembre de 2019.
20. En anécdota contada por la Maestra hace algún tiempo, explicó cómo fue la experiencia. El maestro Sojo con su bigote característico y sentado en su escritorio colocado en el centro del escenario del auditorio de la Escuela, escuchaba a cada niño y la audición consistía en repetir los sonidos emitidos por el maestro en Bocca Chiusa.

Descargar PDF